Bodegas Arrayán (Santa Cruz de Retamar, Toledo) y Bodegas Jiménez Landi (Méntrida)

 

El vino es el sol embotellado, es el que calienta el corazón y alegra el espíritu. Ese espíritu que hace que nuestros grandes vinos, esos vinos tan sinceros,  nos pongan los pelos de punta, pues nos cuentan la verdad de Castilla-La Mancha, la maravillosa tierra que tenemos, su clima, personas, ideas, cultura y pasiones.

Por lo tanto, es hora de conocer, -a escasos días de que comience el  VIII SALON BRINDIS, el próximo día 9 de febrero de 2017-, parte de nuestro territorio de Castilla-La Mancha a través de los grandes vinos que poseemos, complejos y personales, con viñas adecuadas en lugares apropiados, que son espejo del viñedo y, por supuesto, respetuosos con el medio ambiente.

Pues bien, desde la mirada de la Sierra de Gredos hasta la del Mugrón, pasando  a la sombra de Sierra Morena, y no digamos por la vereda de los ríos que nos acompañan, nos hemos detenido ante vinos que emocionan, que son personales, únicos, vinos que se hacen en el viñedo, que recogen parte del paisaje y lo transmiten dentro de la botella, ante la atenta mirada, claro está, de grandes profesionales conocedores e intérpretes del viñedo. En los próximos días os iremos presentando a todos ellos. Comenzamos:

 

De la D.O.Méntrida, con la atenta mirada de la Sierra de Gredos nos traemos dos Bodegas:

Bodegas Arrayán (Santa Cruz de Retamar, Toledo)

En un paraje de suaves colinas y torrenteras plagados de gamos, ciervos y jabalís, se encuentra Bodegas Arrayán, donde se palpa el respeto por la viña con unos vinos francos, equilibrados y redondos, fruto de una genial interpretación del paraje donde se encuentra gran parte del viñedo. Sin embargo los viñedos de garnacha son de parcelas de El Real de San Vicente y el Albillo de la zona Toledana de Almorox. Elegimos el siguiente vino: 

 

 

La SUERTE DE ARRAYÁN, 2013. Tinto de Garnacha.

De color liguero, es punzante, con aromas finos. En boca fresco, tenso, con nervio. Genial Sensación de frutillos rojos y cantueso. Persistente. Excelente. 

PUNTUACIÓN 95/100.

Bodegas Jiménez Landi (Méntrida)

Situada en Méntrida, es un proyecto encaminado a producir vinos que nos aporten felicidad a través del respeto a la naturaleza, en unas parcelas de suelos arenosos, graníticos, donde producen vinos en su gran mayoría de la varidad garnacha. Entre ellos destacamos:

 

Piélago, 2013. Tinto Garnacha

Con un ligero color guinda empieza a emocionar nada más entrar en la copa. Los aromas recuerdan a la corteza de pino, cantueso, naranja sanguina. En boca, con una acidez equilibrada, armónico todo lo que se desenvuelve. Penetrante, con sensación de fruta roja ácida. Excelente.

PUNTUACIÓN: 97/100

Y dejamos atrás Méntrida, no sin antes mencionaros que existen bodegas con vinos de incalculable valor igualmente es esta zona, como, Bodegas Canopy o  Bodegas Ziries.

Igualmente, si alguna vez tenéis ocasión no desperciarla sin probar los vinos que se elaboran en el Cigarral de Santa Maria, en el mismísimo Toledo.

Crítica: Joaquín Tomás

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *